Servicios de Inmigración y Empleo

Tenga cuidado de...

Fraudes y Consultores Incompetentes

Al aplicar por el estatus de residente permanente en Canadá es esencial cuidarse de todo tipo de charlatanes, quienes aprovechándose de la inexperiencia y la ingenuidad de los inmigrantes, así como su tendencia a buscar "atajos" y hacer las cosas "bajo la mesa", ofrecen sus servicios por una cantidad considerable de dinero. La mayoría de estos casos culminan rápidamente en fracaso.

También es importante ser conscientes del hecho de que algunos consultores de inmigración certificados, forman grupos peligroso cuando se trata de fraude. Estos son los que proclaman, a menudo de forma agresiva, su papel superior y exclusivo en el proceso de inmigración. La razón es, por lo general, el deseo de monopolizar el campo de la consultoría en inmigración y dirigir de una manera específica la transmisión de información y formación de opiniones. Ellos tienden a establecer en consecuencia altos precios, que son inmerecidos por los servicios prestados.

Todos los farsantes, estafadores, y profesionales que elevan sus honorarios, saben hasta que punto pueden realizar sus actividades de forma legal, y son conscientes de la determinación de los inmigrantes. A medida que comienzan el proceso, obtienen toda la información sobre su cliente (¿víctima?), y luego crean una situación de ansiedad, atemorizando al solicitante quienes creen que pueden tener problemas con la policía de

inmigración. En tales situaciones, es fácil demandar más "pagos" para gestionar tan "complejo" caso. El riesgo de un resultado final negativo, al igual que en cualquier otro tipo de tentativa, debe ser considerado desde el principio, lo cual se le advierte al cliente. El conocimiento de esto, los limita a cuestionar las acciones inapropiadas de su asesor.

Aunque los solicitantes que están tratando de obtener la residencia permanente tienen derecho a hacer reclamos legales contra un consultor o abogado, muy pocos hacen uso de esa posibilidad. Cuando el proceso comienza en el territorio de Canadá, algunos solicitantes se arriesgan a quedarse aquí ilegalmente y trabajar "bajo la mesa" mientras esperan, con la esperanza de que el gobierno canadiense dé algún tipo de amnistía o que ocurra algún cambio en el reglamento de la ley de inmigración.

Aunque esto ocurre en raras ocasiones, un tipo diferente de fraude es cometido por asesores de inmigración; es decir, hacen denuncias que están dirigidas a crear pánico entre los "extranjeros ilegales". Tal alarma está destinada a ayudarles a tomar una decisión para comenzar el proceso de aplicación, que será gestionada, por supuesto, por el especialista en particular. El peor tipo de escenario es aquel en el que un consultor deshonesto denuncia a un inmigrante ilegal a la policía de inmigración con el fin de deshacerse de un cliente difícil y de los errores que se han hecho en la gestión de su caso.


Deshonestidad Atajos

Algunas personas que están tratando de obtener alguno de los tipos de visas de inmigración canadiense, usan mentiras para camuflar lo que ellos creen que puede ser información desfavorable, y desean presentarla con un mejor enfoque. En algunos casos, las personas ocultan ciertos hechos e información, o proporcionan datos inexactos acerca de su estado civil, situación familiar (es decir, si tienen niños), estado de salud, etc. ES CRUCIAL RECORDAR que toda información presentada a la oficina de inmigración es registrada en el expediente del aplicante. El descubrimiento de una mentira tiene por lo general malas consecuencias, las que no pueden ser aliviadas ni siquiera por una ciudadanía adquirida, ya que ella simplemente puede ser revocada. Antes de tomar un paso tan erróneo, es prudente considerar seriamente si vale la pena el riesgo. Lo mejor es pedir consejo a una firma de consultoría de buena reputación.

Sabemos por experiencia que los "atajos" a menudo prolongan el viaje. Lo mismo ocurre con la inmigración. Además, los atajos usualmente elevan costos. También pueden ser la razón principal de la negación de una visa. Por ejemplo: El venir a Canadá con visa de turista (¿¡porque es más fácil de obtener!?), más una extensión ilegal de la visita, más el trabajar "bajo la mesa", puede resultar en un grave obstáculo al tratar de obtener el estatus de residente permanente. Usar un "atajo" aprovechándose del programa para refugiados también puede convertirse en un viaje largo y arduo.

page 1 2

Pic 2
Pic 1